La celulitis afecta al 90% de las mujeres. Es un trastorno principalmente circulatorio con depósito de grasa en áreas localizadas como abdomen, flancos, caderas, muslos y glúteos principalmente, que produce en la piel una rugosidad similar a la piel de una naranja. De hecho etimológicamente celulitis significa “inflamación de célula”.

Una duda que nos surge siempre en los centros de estética es ¿qué equipo me compro para tratar la celulitis en mi centro?

Mi recomendación al respecto es que antes de hacer ninguna inversión hagas un análisis de los objetivos que quieres conseguir, analizar qué herramientas necesitas  para conseguir esos objetivos y qué tipo de clientes quieres captar. Saber el tipo de clientela al que me voy a dirigir determinará las necesidades de servicios para mi centro y a su vez aparatología que necesitaré en cabina en caso de querer adquirir algún nuevo sistema.

El adipocito es una membrana en la que nuestro cuerpo deposita toda la grasa y toxinas para consumirla cuando necesitamos energía en el día a día. ¿Cómo actúan los diferentes mecanismos con los que trabajamos en cabina? Hay sistemas que están destinados a romper la membrana ( triglicérido)que recubre el adipocito para liberar lo que hay dentro al exterior. Hay equipos que nos ayudan a estimularla para hacer que se vaya consumiendo, poco a poco, lo que hay dentro del triglicérido y la bolsa vaya perdiendo volumen y por lo tanto vayamos adquiriendo en la piel un aspecto mucho más terso y con menos celulitis.

Vamos a comenzar por los sistemas que nos ayudan a fragmentar la membrana que recubre el adipocito. Para ello tenemos la criolipolisis. La criolipolisis es un sistema de frio que lo que hace es reducir la temperatura del adipocito, como lo que contiene el adipocito es una sustancia liquida, al enfriarse cada vez se va a endurecer más y hará el mismo efecto que cuando metemos una botella de agua en el congelador: al enfriarse, rompe ya que la densidad es mayor ahora que cuando la metimos en la nevera. Esto es un poquito lo que sucede con los sistemas de criolipolisis, lo que hacen es enfriar el adipocito, reducir la temperatura del triglicérido y eso acabará fragmentando la membrana que lo recubre y facilita la eliminación de todo lo que hay dentro del adipocito. El cuerpo mediante apoptosis elimina “esa bolsa” que ya no le hace falta, es un sistema lento pero que puede hacerse a un prácticamente todos los clientes incluso con colesterol alto.

Otro sistema cuya finalidad es la de destruir la membrana que recubre el adipocito es el HIFU. El Hifu es un sistema más actual y lo que hace es mediante un ultrasonido focalizado, lleva una lente que permite que todas las ondas del ultrasonido se centren en un solo punto, lo que hace que se concentre mucha energía y eso hace que el adipocito se necrose, el organismo detecta que eso no sirve  y el cuerpo lo elimina. ¿Qué tiene este sistema? Que es mucho mas visual: en el momento se notan los resultados del tratamiento ya que si hacemos que el volumen del adipocito se reduzca porque necrosamos su contenido, el efecto reductor va a ser mayor…Además es la tecnología que llega a niveles más profundos, alcanzados hasta ahora solo por cirugía.

Después tenemos otros sistemas como son la cavitación. La cavitación emite un ultrasonido, ese ultrasonido al entrar en contacto con el agua y los gases que contiene el adipocito, genera unas microburbujas. Funciona como una botella gaseosa al descorcharla, al movilizar el adipocito se genera mucha presión y salen los gases en forma de microburbujas. Por lo tanto, la cavitación hace que toda esa presión que se genera salga en forma de partículas muy pequeñitas hacia el exterior. Este tratamiento no esta indicado para personas con colesterol alto, ya que lo que hacemos con la cavitación es liberar las grasas del adipocito hacia la sangre.

Otro sistema para trabajar el adipocito, es el láser lipolítico. El láser lipolítico lo que hace es fragmentar el contenido del triglicérido ( agua, glicerol y materia grasa) para que el cuerpo lo elimine más fácilmente. Los sistemas de lipolaser son muy efectivos en aquellas personas que hacen el tratamiento y después salen a caminar o hacen un poco de deporte, ya que el lipolaser activa el metabolismo para que el cuerpo vaya consumiendo esa grasa. Son sistemas que aplicados en el área de tratamiento facilitan mucho la eliminación de celulitis si posteriormente hacemos algo de actividad.

Por último, podemos utilizar la radiofrecuencia para eliminar celulitis. ¿Cómo actúa la radiofrecuencia sobre la celulitis? La radiofrecuencia consiste en aplicar sobre la piel ondas electromagnéticas de alta frecuencia que calientan todas las capas del tejido a una temperatura de 40°C o más. El calor que reciben las capas más profundas de la piel activa el funcionamiento del sistema linfático para permitir que los líquidos, grasa y toxinas acumulados dentro de los adipocitos disminuya y, por consecuencia, mejore la apariencia de la celulitis. Ese mismo calor ayuda, también, a estimular el sistema circulatorio para mejorar el metabolismo de las grasa subcutánea y el aspecto de toda la epidermis. Además, la radiofrecuencia permite activar la producción de nuevo colágeno, lo que ayuda a combatir la flacidez de la piel para gozar de un tejido con mejor volumen y firmeza.

¿Qué sucede con la grasa destruida? Al deshacer los cúmulos de grasa y estimular el sistema linfático se consigue que dichas toxinas sean desechadas por el cuerpo humano a través de la orina. Por esta razón se recomienda  combinar  todos estos sistemas con presoterapia o  con drenaje linfático manual para ayudar a  mejorar la función desintoxicante de los ganglios linfáticos en el organismo.

Tú decides que técnica combina mejor con las herramientas que ya tienes en tu centro y con tus clientes.

Pin It on Pinterest

Share This